miércoles, 19 de septiembre de 2012

AMÉRICA LATINA EN EL SIGLO XXI


                         
M. A. BASTENIER
 
Semana (Bogotá), junio 2012

El balance de tres décadas, aunque no sin claroscuros, es globalmente positivo para América Latina. El número de pobres (los que viven con menos de dos dólares diarios) ha caído por debajo del 50% de la población. Pero la violencia ha aumentado vertiginosamente, sin que quepa vincular el problema con la pobreza porque Venezuela superaba en 2011 los 40 homicidios por 100.000 habitantes al año, pese a  que la indigencia se ha reducido en los últimos años. América Latina tiene, con 500 millones de habitantes, el 9% de la población mundial, pero acredita el 24% de las muertes violentas del planeta.

    A fin de los años 80 Cuba ya había dejado de ser la retaguardia de la guerrilla, pero la implosión de la URSS en 1991 fue el golpe de gracia que llevó a los insurrectos de El Salvador y Guatemala a firmar una paz que mal disimulaba la derrota, y  otro tanto ocurría con la ‘contra’ antisandinista en Nicaragua, que Estados Unidos ya no necesitaba por la desaparición del enemigo soviético. Solo resiste hoy la obstinación narcótica de las FARC.

    Pero la mayor transformación del continente se debe a la ascensión del chavismo (1999-…) junto al presunto encuentro con su futuro del gigante brasileño. Con Washington encenagado en Irak y Afganistán, América Latina se estrena como nuevo actor en el juego internacional, aunque lo haga dividida en dos bloques, el bolivariano que dirige el presidente Chávez, con Ecuador, Nicaragua y Bolivia como socios de número, y Cuba, allá en la ruina caribeña, patriarca pro tempore, y una agrupación laxa de democracias liberales de las que Brasil pretende ser líder social demócrata. El llamado socialismo del siglo XXI se vanagloria de su revolución en marcha pero el único auténtico revolucionario latinoamericano es hoy Evo Morales con su tentativa de deshispanizar Bolivia.

   El simbolismo con mayor carga de futuro para esta América que se busca puede ser la reciente firma de la Alianza del Pacífico por los presidentes de México, Colombia, Perú y Chile, que espeta a Europa y Estados Unidos que ya no son la medida de todas las cosas; que Asia espera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada